Buscar
  • Peggy Guillén

CCSS, recomienda moderar la alimentación en Semana Santa.

Las autoridades médicas de la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS), hacen un llamado a la población para que, en la semana Mayor, se adopten medidas saludables y responsables en los procesos de preparación de alimentos, así como en las dietas de las mujeres embarazadas, adultos mayores y niños.


De acuerdo con la doctora Jéssica Navarro, especialista en Medicina y Nutrición del área de salud Alajuelita, en momentos cuando muchas familias se preparan para la temporada de platillos, ayuno y abstinencia, prácticas tradicionales, de los días Santos, es importante tener en cuenta recomendaciones saludables, principalmente en las poblaciones más vulnerables, tales como pacientes crónicos, adultos mayores y niños.


Con el incremento del consumo de pescado en esa época, los especialistas en nutrición de la entidad médica, recomienda elegir presentaciones “blancas” como el róbalo, el bacalao, el lenguado, la merluza, la tilapia y la corvina por su bajo contenido en grasa, mientras que los pescados “azules” tales como el salmón, el atún, el arenque, la sardina, la anchoa y la anguila poseen un mayor contenido de grasa insaturada.


Además, es necesario permanecer atentos con el propósito de evitar el abuso en el consumo de la miel de chiverre, conservas, encurtidos, arroz con leche, panes, entre otros platillos característicos de la época.

Según la especialista, es común que, durante esta época del año, quienes padecen enfermedades crónicas como diabetes, hipertensión, cardiopatías, entre otras, se descompensen por el olvido en la toma de los medicamentos o por exceso de comidas saturadas de sal o de azúcar.


De esta manera, si se busca reducir el consumo de colesterol, mariscos como la almeja, el mejillón, la vieira y la ostra constituyen la mejor opción, toda vez que presentaciones como el camarón, el langostino, la langosta, el cangrejo, el calamar y el pulpo contienen mayor cantidad de colesterol.



En relación con el ayuno, la especialista explicó que, desde el punto de vista nutricional esta práctica asociada a motivos religiosos, al igual que la alimentación regular, debe cumplir con una serie medidas y control adecuados, con el objetivo de impedir la aparición de problemas digestivos, debilidad, hipoglucemia, mareos y hasta desmayos.


La conveniencia de optar por el ayuno durante estos días, debe ser una decisión individualizada, moderada y consultada con el médico en el caso de personas con alguna enfermedad crónica, mientras que mujeres embarazadas, menores de edad o en periodo de crecimiento y adultos mayores de 60 años.


Periodista Peggy Guillén


5 vistas
PHOTO-2019-10-16-09-45-02.jpg

SÍGANOS

Todos los derechos reservados 2019.

Diseño y desarrollo web por Media Impacto.