Buscar
  • Impacto Social

Generación geotérmica sostenible, una realidad en Costa Rica, desde hace 25 años.

Si bien nuestro país es conocido por ser potencia en el uso de energías renovables, esta semana se cumplió un cuarto de siglo en producir electricidad, de forma constante y exitosa, a partir del calor del subsuelo volcánico.


Frente a una crisis de petróleo se tuvo la necesidad de crear la primera planta geotérmica del país. Tras años de investigación el 24 de marzo de 1994, la planta Miravalles I, que forma parte del Campo Geotérmico Alfredo Mainieri Protti ubicado en Guanacaste, inició su operación comercial con apenas 55 megavatios.

Actualmente, Costa Rica cuenta con la tercera capacidad instalada más grande del continente americano con 207 megavatios, detrás de Estados Unidos y México, y forma parte de un pequeño grupo de países productores como Italia, Japón, Nueva Zelanda, entre otros.


En mayo próximo, el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) agregará al Sistema Eléctrico Nacional, la planta Las Pailas II, la cual cuenta con 21 pozos perforados por medio de la técnica direccional, un innovador método que es menos invasivo y más eficiente. Ésta se convertirá en la sétima planta geotérmica del territorio nacional.


Otro de los planes es realizar estudios de reconocimiento en zonas como Orosí-Cacao, Arenal-Pocosol, el Sector Norte del Rincón de la Vieja y Turrialba, para analizar la factibilidad de posibles obras de desarrollo.


La geotermia es la única fuente renovable que no depende del clima por lo que es de las más sostenibles y confiables. Desde sus inicios, el desarrollo de esta actividad como fuente de producción, ha permitido la recuperación de más de 1.400 hectáreas de bosque.


Periodista Brenda Camarillo


5 vistas
PHOTO-2019-10-16-09-45-02.jpg

SÍGANOS

Todos los derechos reservados 2019.

Diseño y desarrollo web por Media Impacto.