Buscar
  • Impacto Social

Gestionando la empresa del siglo 21

El nuevo desarrollo organizacional: métodos, metáforas, motivadores para una empresa en un nuevo mundo humanizado.


No cabe duda de que la gestión de empresas y en particular el liderazgo de personas en lo privado o en lo público, impacta mucha gente. De manera directa los colaboradores de una organización e indirectamente sus familias y/o los públicos de interés, reciben y participan de manera importante en las cosas que se hacen o se dejan de hacer cada día en sus organizaciones.



Actualmente, vivimos un imponente proceso de transformación en la manera como se concibe la gestión empresarial, desde una administración de personas basada solamente en gestiones de procedimientos en el pasado (remuneraciones, control de asistencia, vacaciones, licencias); a un escenario donde las personas son parte más que relevante de un proceso, participantes activos de un ambiente, generadores de un sistema de trabajo cada vez más humanizado, y orientado a obtener lo mejor de ellas y solamente desde ahí lograr el éxito y rentabilidad del negocio o servicio.


La generación actual de líderes tiene en sus manos la posibilidad de hacer historia y cambiar de manera definitiva y categórica la mentalidad de los que diseñan y dirigen empresas.


Existe diversos hechos que dan base a este proceso:


o Sensibilidad de las empresas a crear, dotar y empoderar sus áreas de gestión de personas. Hoy una gerencia de recursos humanos no solo paga sueldos, sino que implementa una serie de subsistemas que proveen condiciones y apoyos a las personas.


  • La disponibilidad a medir, mejorar y gestionar continuamente aspectos humanos, como clima laboral, factores de riesgo psicosocial, entre otros.

  • El desarrollo de políticas y estrategias a potenciar el aspecto remuneracional y dotacional, por ejemplo, estudios de bandas salariales y estudios de dotación. Lo que permite lograr condiciones más competitivas y justas, no sobrecargando ni exigiendo de más a los trabajadores.

  • Creación de programas de formación y desarrollo de personas, por ejemplo, planes o mallas de capacitación, sistemas de gestión de desempeño participativos (no sólo metas), programas de conciliación vida personal y laboral, entre otros.


Todos estos procesos son susceptibles de desarrollar y principalmente administrar, a través del uso de tecnologías, tanto en el uso de inteligencia artificial, como, asimismo, en sistemas que administren de manera eficiente la data que de la gestión de personas se obtiene, además de los necesarios análisis y la capacidad predictiva para gestionar de manera efectiva a las personas.


Artículo de opinión por:

Juan Pablo Díaz Tarrago

Socio Consultor Assertive Consulting Group



11 vistas
PHOTO-2019-10-16-09-45-02.jpg

SÍGANOS

Todos los derechos reservados 2019.

Diseño y desarrollo web por Media Impacto.