Buscar
  • Impacto Social

Joven síndrome de Down lidera proyecto de suculentas

Actualizado: 13 de mar de 2019


Diana Campos Delgado, quien es una joven de 22 años, ya sabe lo que es ser dueña de su propia empresa, y es precisamente por medio de la reproducción de suculentas que tiene un oficio, y lidera su empresa llamada “Reci Diseños”, siendo ejemplo para muchos.

“Cuando recibí la noticia de que mi hija era diferente, se me vinieron a la mente muchas cosas, una de ellas fue como lograr que con el paso del tiempo ella se convirtiera en una persona útil para la sociedad y fuera aceptada en un mundo tan lleno de paradigmas y rechazos”, expresó Rocio Delgado madre de la joven emprendedora.

La madre también contó que conforme, Diana fue viviendo cada una de las etapas de la vida, se dió a la tarea de llevarla a lugares en donde se pudiera desarrollar de manera integral, y el año anterior su pequeña culminó el colegio, graduándose con un técnico en Hidroponía.




Es después de contar con el conocimiento en dicha área, que deciden averiguar más sobre la técnica de la siembra de suculentas, cactus y otras plantas, y se empeñó en iniciar y experimentar en su casa con algunas plantaciones, de manera terapéutica y distractoria para ambas. Fue, así como también pensaron en contribuir con el medio ambiente, al trabajar con material reciclado, cemento y otros productos con los que crearon su propia línea de masetas.


Doña Roció explicó que el proyecto inicio como un método de inclusión para su hija, el deber como madre es enseñarle un oficio, en el cual ella se pueda desenvolver.


El trabajar la mezcla, darle forma a cada maseta y confeccionarla se ha convertido en todo un reto y como forma de terapia para que ella se sienta independiente empoderada en cada aspecto de su vida.


“Al inicio se perdía mucho material, pero poco a poco ella fue captando la idea, y ya es toda una experta en el proceso de plantación de suculentas, explicó la orgullosa madre.

Como Diana misma lo cuenta, cuando participa de las ferias, comparte con otros emprendedores, sumando nuevos amigos, y a cada cliente le explica como es el proceso de plantación y de que está hecha cada maseta.


Por medio de la experiencia obtenida, ambas pretenden dar un paso adelante, acercando a más jóvenes, capacitándoles y mostrándoles el arte de sembrar como forma de inclusión social.


Para la madre es importante, que su hija se siga desempeñando en la parte académica y lucharán juntas por un cupo en la Universidad de Costa Rica. Peggy Guillén. Periodista.

0 vistas
PHOTO-2019-10-16-09-45-02.jpg

SÍGANOS

Todos los derechos reservados 2019.

Diseño y desarrollo web por Media Impacto.